Qué morro tienes, ¿no?

Escribir sobre las reacciones de mis compañeros de trabajo a mi costumbre de evitar el coche e utilizar la bici para los viajes de negocio empieza a ser más interesante. Noto que algo ha cambiado, y no sólo por el artículo que escribí en la revista de empleados.

Fuente:  Deccan Chronicle

Fuente: Deccan Chronicle

No sólo es el hecho de que los comentarios de la gente ya tienden a ser menos negativos y no se ponen a la defensiva en seguida. Es que mis colegas han empezado a tomarme en serio. Creo que al principio, de forma parecida a lo que me pasó en Madrid, pensaban todos que yo estaba loco. Parece que el argumento del artículo ha convencido a algunos.

El otro día fui a una reunión en un hospital con varios compañeros. Trevor, el comercial responsable para esta zona, me acompañó al salir y, como el aparcabicis estaba justo a la entrada principal del centro sanitario, me detuve allí para recoger mi vehículo. El delegado se quedó igual de sorprendido que mi otro compañero hace un par de meses. Pero esta vez hubo un tono de indignación burlona:

Trevor: “¿Has venido en la bicicleta hasta aquí?”

Yo: “¡Sí, claro!”

Trevor: “Y, ¿cuánto has tardado en llegar?”

Yo: “Unos veinte minutos.”

Trevor: “¿Haces esto a menudo?”

Yo: “Siempre que sea práctico, o sea, sí, casi todos los días que viajo.”

Trevor: “Entonces, si has venido aquí hasta el hospital desde la estación, y también te has trasladado desde tu casa a la estación en Cambridge… calculo que has tenido una hora de ejercicio además de un paseo agradable en bici, ¿verdad?”

Yo: “Hoy en concreto he tenido que ir entre King’s Cross y Waterloo, que son quince minutos más. Pero una hora por día creo que sería un promedio razonable.”

Trevor: “Vamos a ver. Has logrado incorporar tu régimen de ejercicio en la rutina diaria casi sin esforzarte, y encima lo haces en horario del trabajo. Qué morro tienes, ¿no?”

De repente mi selección de modo de transporte ya no parece algo ideológico, sino simplemente lógico.

 

Anuncios

Acerca de Ciclista Urbano

Un ciclista que vive en la ciudad y usa su bicicleta como modo de transporte.
Esta entrada fue publicada en Beneficios para la salud, Consejos básicos, Información, Intermodalidad, Trabajo y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Qué morro tienes, ¿no?

  1. Pingback: Mini-aventuras | El Ciclista Urbano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s