De visita en Bruselas

Este fin de semana he ido a visitar mi amiga Miriam en Bruselas, ye he aprovechado para observar unos cambios que se han producido en la ciudad en cuanto al ciclismo urbano. Lo que sí he visto es un cambio importante, y positivo, en el número de bicicletas circulando por la ciudad.

Una excepción

Aunque en otras partes de Centroeuropa y también en la misma Bélgica, hay ciudades con mucha cultura de bicicleta, Bruselas ha sido una excepción relativo a sus vecinos. Ciudades como Gante, Brujas o Amberes han contado desde hace mucho tiempo con una concienciación importante y una tasa de utilización de la bicicleta que no llega a ser la misma, pero es comparable con, la de Ámsterdam o Copenhague.

La última vez que estuve en Bruselas, en 2008, todavía se consideraban la excepción los ciclistas que circulaban por la ciudad. Cuatro años más tarde, parece que el ayuntamiento ha hecho algunos esfuerzos para cambiar la situación. El tráfico iba rápido y los conductores eran poco concienciados.

¿Qué ha cambiado? Hay ciertos cambios muy visibles a primera vista. En concreto, la aparición de carriles-bici, un sistema de alquiler público y señalizaciones específicas para bicicletas son los cambios más importantes.

Los problemas de siempre

Arde un debate en el mundo de ciclismo urbano sobre los carriles-bici, por un lado sobre su supuesto efecto animador, y por otro por los problemas de seguridad que crean.
Sólo hace falta echar un vistazo sobre los sitios webs de Ciudad Ciclista, Bicicletas, Ciudades Viajes, y En Bici Por Madrid para ver las polémicas sobre los carriles-bici. En general, estoy de acuerdo con estos artículos, en que los carriles-bici crean más problemas que resuelven.

Carril Bruselas Bici

Por ejemplo, hay muchos ejemplos de carriles estrechos que limitan el ciclista a la zona de puertas y sin mucho espacio de maniobra en el caso de que se acerque demasiado un coche adelantador. Hay otros ejemplos también de carriles que apeligran al usuario poniéndole en zonas ciegas, que no ocurriría si el ciclista circulaba normalmente por la calzada. Otros autores han escrito suficiente sobre los problemas de carriles bici, por lo que yo simplemente quería compartir mis observaciones en Bruselas.

El sistema público: fácil y cómodo, pero poco utilizado

Yo, con una de las bicis públicas

Se dice que, en ciudades como Sevilla y Barcelona, que los sistemas públicos han influido mucho en el aumento de ciclistas en aquellas ciudades. No estoy seguro cuánto puede haber contribuido en Bruselas, porque aunque Miriam y yo lo cogimos, vimos pocos otros usuarios y los puestos estaban casi todos llenos.

Sin embargo, el sistema Bruxellois “Villo” fue sencillo de utilizar y ofrecía una tarifa diaria económica (1,50€) para turistas y usuarios ocasionales. Por supuesto, yo intentaba convencer a Miriam que cogiese un abono anual, que cuesta poco más y tenía la comodidad de la tarjeta de contacto para sacar la bici de su puesto.

Señalización específica

Siempre me llamaba la atención en las otras ciudades de Bélgica y Holanda las señalizaciones de excepciones de reglas para las bicicletas. Suelen permitir subir ciertas calles centrales en dirección contraria, utilizar carriles-bus o hacer giros prohibidos para vehículos motorizados.

No creo recordar haber visto estas señales en Bruselas en mi última visita. Puede ser que estuviesen, pero si es así, estoy convencido que ha aumentado el número. Sí se encontraban en las otras ciudades que menciono arriba.
La presencia de estas señales da mucha libertad al ciclista y son una de las cosas más positivas. Da un claro mensaje de priorización a la bicicleta, y además lo hace mucho más cómodo para utilizar. Un ejemplo he visto en Madrid, pero sólo uno, donde el Anillo Verde se desvía cerca del Estadio Olímpico.

En conclusión, no estoy seguro qué exactamente es lo que ha producido el cambio en Bruselas que ha animado la gente a montar en bici, pero el cambio es positivo.

Que la tendencia siga en el mismo trayecto.

Anuncios

Acerca de Ciclista Urbano

Un ciclista que vive en la ciudad y usa su bicicleta como modo de transporte.
Esta entrada fue publicada en Información y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a De visita en Bruselas

  1. Pingback: Bruselas… número dos | El Ciclista Urbano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s