El Cruce Por La Derecha

Una gran parte de este blog se verá dedicado a la seguridad en carretera con la bici. ¿Por qué? Pues porque la seguridad es una de las primeras preocupaciones entre la gente que no va en bici actualmente.

La mejor puntuación realmente importa a algunos.

Ya sabemos que existen muchos motivos de por qué el uso de la bicicleta como medio de transporte en España es tan poco extendido, pero entre ellos es la percepción que la bici es una forma de transporte peligrosa.

Pues, para contestar a esto, voy a publicar una serie de entradas obviamente plagiado (prefiero el término “adaptado”) de “How Not to Get Hit By Cars” por Michael Bluejay y traducido por Ángel Postigo. Porque aunque la seguridad es asunto de todos (incluidos los conductores) hay tácticas que el ciclista puede emplear para aumentar su propia seguridad.

Una queja típica sobre las guías de seguridad ciclista habituales es que suelen aconsejar poca cosa aparte de que lleves el casco y respetes las normas de tráfico. Vamos a tratar este tema en profundidad en este blog en general, pero fíjate en lo siguiente: llevar un casco no serviría en absoluto para prevenir que un coche te atropelle. Por supuesto, el casco quizás podría ayudar en el desafortunado caso que te atropellen, pero tu primer objetivo debería ser evitar eso mismo antes que nada. A muchos ciclistas los atropellan a pesar de que llevaban casco. Irónicamente, si hubieran ido sin casco pero hubieran seguido los consejos que se ofrecen más abajo quizá no habrían sufrido un accidente. No confundas llevar un casco con ir seguro. Más te vale prevenir. Lo mejor es que no te atropellen.

Tipo de choque número 1:  EL CRUCE POR LA DERECHA

Ilustración del cruce por la derechaEste es uno de los tipos de choque o de posible choque más habitual.

Un coche sale de una calle lateral, de un aparcamiento o de un acceso por la derecha. Date cuenta de que en realidad hay aquí dos tipos de choque posibles: bien tú estás enfrente del coche y éste te atropella, bien el coche te sale enfrente y tú te lanzas contra él.

En Madrid, hay que tener especial cuidado con esto, dada la alta cantidad de coches aparcados en esquinas y en general donde no deben estar aparcados, lo cual reduce mucho la visibilidad tanto para el ciclista como para el conductor.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE

1. Colócate a la izquierda. Fíjate en las dos líneas azules A y B del dibujo. Probablemente estás acostumbrado a circular por la A, muy pegado al bordillo porque te preocupa que te golpeen por detrás. Pero echa un vistazo al coche. Cuando el conductor mira la carretera para comprobar el tráfico, no mira a la trayectoria de la bici o a la zona más cercana al bordillo; busca otros coches EN EL CENTRO del carril.

Cuanto más a la izquierda estés (como se muestra en B) más probable es que el conductor te vea. Esto tiene ventajas añadidas: si el automovilista no te ve y empieza a salir, puedes desplazarte incluso más a la izquierda, o puedes acelerar y apartarte de su camino, o (en el peor de los casos) rodar sobre el capó mientras el coche reduce la velocidad.

Resumiendo, colocarte más a la izquierda te da más opciones. Ya que si te quedas pegado a la derecha y vienen coches, tu única “opción” es ir directo contra la puerta del conductor.

Por supuesto hay un inconveniente. Circular pegado a la derecha te hace invisible a los automovilistas enfrente de ti en los cruces, pero circular por la izquierda te hace sentir vulnerable a los coches que vienen detrás de ti. Tu posición real en el carril puede variar dependiendo de lo ancha que sea la calle, de cuántos coches haya, de lo rápido y lo cerca que te pasen y de lo lejos que estés del siguiente cruce.

2. Utiliza la luz delantera. Si circulas por la noche, debes usar una luz frontal. Incluso para circular de día, una luz blanca brillante intermitente te puede hacer más visible para los conductores.

3. Toca el timbre. Consigue un timbre o una bocina y úsalos siempre que veas un coche que se aproxime (o esté esperando) enfrente de ti y a tu derecha. Si no tienes una bocina, siempre puedes gritar “¡eh!”, o tu llamada preferida (aunque ten cuidado, me han dicho que el grito de Tarzán tiene copyright).

4. Reduce la velocidad. Si no puedes tener contacto visual con el conductor (sobre todo de noche), disminuye la marcha lo suficiente para estar seguro de poder parar si es necesario.

Anuncios

Acerca de Ciclista Urbano

Un ciclista que vive en la ciudad y usa su bicicleta como modo de transporte.
Esta entrada fue publicada en Legal, Seguridad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s