La lucha anticoche corporativo

Hace poco he escrito sobre las actitudes hacia la bici en mi nuevo empleo y el hecho de que al principio parecía que iban a ser los mismos que antes, pero que ahora la cosa parece cambiar. Mi jefa me ha dado una “autorización” para no tener coche permanente, lo cual implica viajar en tren. Un poco como hacía en España sin problemas… aunque allí también tenía las mismas conversaciones al empezar el trabajo. Pero mi jefa me ha advertido que, de momento, es “una prueba”. Ella quiere asegurarse que no voy a perder citas, que no voy a tardar excesivamente en viajar, y que no tendrá un coste económico elevado comparado con la gasolina. Para mi el argumento es muy fácil, pero me he dado cuenta de que los demás de la empresa necesitarán un poco de ayuda en llegar a compartir mis conclusiones. Entonces, necesitan evidencias que el coche no cuesta más, en ninguno de los sentidos. Para facilitar mis argumentos, he empezado a hacer un registro de mis viajes que realizo utilizando transporte público, que a la vez lo compara con el viaje equivalente con un vehículo motorizado.

Comparar manzanas con manzanas

Es un dicho inglés que significa que tenemos que hacer una comparativa justa. Entonces, estoy intentando de incluir todos los gastos aplicables. Eso quiere que decir que cuenta no sólo el billete de tren, sino también el taxi, consigna de equipaje o autobús si han sido necesarios para completar el viaje. También con el vehículo estoy incluyendo los equivalentes gastos de parking y de peajes. En el caso de los aeropuertos y de ciertos De momento, no estoy incluyendo el coste sí del arrendamiento o amortización del vehículo, ni tampoco el seguro ni el mantenimiento. Aquellos costes ya se conocen, y formarán parte de mi argumento más adelante. No sólo es una falacia que el tren costaría más, sino que voy a probar que costará muchísimo menos. Y quiero que la empresa comparta ese ahorro conmigo.


Hasta ahora mi objetivo es demostrar que todos los costes asociados con el tren no son muy diferentes a sólo los costes variables del coche, y que el tiempo total de los viajes no es mucho mayor que utilizar el coche. Y, por otro lado, tenemos muchos beneficios de minimizar el uso del coche y utilizar, sobre todo, el tren. Se minimiza el riesgo para los empleados, el tiempo viajando se puede emplear de forma fructífera, el empleado se cansa menos, se gasta menos energía y se produce menos contaminación. Pienso presentar los beneficios en este orden, dado que los motivos medioambientales en sí nunca han sido un buen motivador para las empresas multinacionales.

La hoja de cálculo

Para presentar mi argumento voy a utilizar una de las herramientas más aburridas de la oficina: la humilde hoja de cálculo. Registro cada viaje en esta hoja, calculando los costes de ir en transporte público y los equivalentes de ir en coche. El coste de ir en coche estoy estimando utilizando el calculador de Google Maps, que también me da una estimación de la distancia y una selección de rutas. La hoja de cálculo tiene campos calculados para comparar cada viaje en términos de su coste, tiempo necesario y emisiones de CO2.

Así espero demostrar que el tren no sale más caro ni en términos de coste ni en tiempo. En el fichero tengo una segunda hoja que resume el efecto total de viajar de esta manera. El resultado hasta ahora se demuestra favorecedor:


Utilizando una combinación de tren, bicicleta y taxis actualmente sale más barato que ir en coche, incluso sin tener en cuenta los costes fijos. Aunque tardo más en llegar (un promedio de 32min más), este tiempo se puede neutralizar completamente, dado que suelo hacer uso productivo de mi tiempo en el tren.

A ver si tengo una oportunidad de presentar eso a los que hacen las decisiones sobre política de transporte.

Si quieres hacer un ejercicio parecido, puedes descargar la hoja de cálculo aquí: (comparativa_transporte)

About these ads

Acerca de Ciclista Urbano

Soy lo que dice en el título, un ciclista que vive en la ciudad y usa su bicicleta como modo de transporte.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Información, Intermodalidad, Legal, Medio Ambiente, Seguridad, Trabajo y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La lucha anticoche corporativo

  1. Pingback: Objetivos para el año nuevo #1: El Egoista | El Ciclista Urbano

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s